Mensaje Navidad 2018

Fray Ramón H. Negrón Cruz, OFM Cap.

Custodio Provincial

 

Acreciste la alegría, aumentaste el gozo, se gozan en tu presencia, como gozan al segar, (Is. 9,3-5)

La celebración de la natividad es muy especial para todos nosotros; ya que es la gran noticia del nacimiento de Cristo, que nos llena de alegría. Las tinieblas que cubrían la tierra fueron suplantadas por la luz que trajo Cristo Jesús. El tiempo de la oscuridad desaparece y llega el tiempo de la alegría. Es precisamente a eso que los invito familia. Ustedes forman parte de nuestro carisma Franciscano-capuchino, pues siempre nos apoyan en nuestra misión. Nosotros le decimos hoy: El tiempo de la tempestad ha pasado, o pasará. No debe dominar en el corazón la tiniebla, el miedo, o la incertidumbre; porque eso es contrario al momento que celebramos. La alegría, un valor sumamente franciscano, expresa que nosotros estamos llenos de Dios. Vivir alegremente es vivir en la esperanza; y eso se hace realidad, en la experiencia de una rica vida en Dios. Uno de los aspectos más característicos de estos días es ver como reunidos en familia compartimos: recuerdos, comida, música, fe y tradición, y todo esto llena de inmensa alegría nuestras vidas. Busquemos los espacios en este tiempo de Navidad y Año Nuevo, para compartir un buen diálogo, un encuentro familiar saludable, un momento solemne de Dios que haga brillar su luz y amor. Que brille la alegría de la sinceridad, el cariño y el buen ambiente que sana y da aliento. El tiempo de la alegría brille en ustedes. Nosotros estamos edificados en Cristo Jesús, por eso: vencer el mal a fuerza de bien, es uno de nuestros propósitos. Venzamos tristezas, desánimos, amarguras, desganos, frialdad con una buena dosis del Espíritu de Dios. Transformemos el pensamiento, llenándolo de actitudes buenas, con palabras claras y optimistas. Que este tiempo de Navidad y Año Nuevo, sea para cada uno de nosotros, uno de gran bendición por el nacimiento de Cristo. Que cada familia, que es reflejo del hogar de José y María, resplandezca con la gran luz del Mesías, nuestro Salvador.

 

Fray Ramón H. Negrón Cruz, OFM Cap.

Custodio provincial

Cerrar menú
A %d blogueros les gusta esto: