La Familia de los Hermanos Menores Capuchinos se viste de gala. Con gran gozo y esperanza les compartimos una maravillosa noticia. Como nos dice San Francisco: “El Señor me dio hermanos” (Test 14). Nuestro sumo y glorioso Dios nuevamente nos concede su gracia confiándonos a nuevos hermanos dispuestos a servir a Dios y a la Iglesia bajo la forma y vida de los Hermanos Menores Capuchinos.

Que el deseo de vivir conforme al estilo de vida revelado a San Francisco: “según la forma del Santo Evangelio”, les auxilie en su consagración a Dios. Que Dios todopoderoso que comenzó esta obra buena, la lleve a buen termino.

Paz y Bien.

 

Fotos